Anuncios
COMO ESTAR MINDFULNESS

¿Cómo estar Mindfulness?

Estar Aquí y Ahora con Conciencia Plena, estar Mindfulness a tope 😉 como suelo decir a mis amigos, se logra como todo: con voluntad, práctica y refuerzo repetido.

Doy por sentado que tienes el deseo de cambiar algunas cosas en tu vida, o cambiar cómo te sientes con respecto a algo o con respecto a todo 😉 de modo que voluntad de estar Mindfulness ya la tienes.

Ahora tienes que practicar. ¿El qué?—me dirás. Practicar estar 10 minutos, 15, 20, 30… una hora si puedes, solo, sola, sentado, tumbado, en silencio, enseñando a tu cerebro a estar centrado en el ahora… en ser y estar en el momento presente… en definitiva enseñándole a meditar.

¿Cómo se medita?

Algunos meditan sentados en un cojín de meditación, llamado zafú, sobre una esterilla de meditación de nombre zafutón, para mantener una postura correcta de la espalda. Otros meditamos tumbados o sentados. Con los ojos cerrados casi todos. Lo importante es que intentes no pensar en nada, que dejes descansar al cerebro y te centres simplemente en ser, en estar.

Para ello lo mejor es que te concentres en la respiración: inspirar, notando como entra el aire e hincha tus pulmones o el vientre (según el tipo de respiración que practiques), y espirar, dándote cuenta de las sensaciones contrarias de salida del aire y vacío, y cómo este proceso altera la posición del diafragma, cómo te relajas, cómo está cada parte de tu cuerpo.

Otros se concentran en pensar en algo concreto, que actuará a modo de boya en el mar. Algunos piensan en un color, visualizan un color, o una pared muy alta de ese color, o un campo inmenso de hierba… la idea es que sea algo muy simple, algo que no haya que analizar, para que tu cerebro no trabaje, algo que tampoco genere emociones intensas, tan solo una sensación agradable, de ahí que te diga que pienses en un color que te guste o tranquilice, y fije tu pensamiento.

Me he referido al color como boya, porque actuará como tal, es decir, seguramente cuando intentes meditar, tu pensamiento se alejará de y volverá de su objeto de concentración, ya sea la respiración o un color, y se volverá a alejar y regresará de nuevo a tu boya mental. Es normal. Nos pasa a todos. Seguramente multitud de pensamientos vendrán a tu cabeza: lo que hiciste ayer, una conversación con alguien, lo que tienes que ir a comprar luego o arreglar… deja que lleguen esos pensamientos, no pasa nada, no luches, pero no les dediques atención, que no te enganchen, vuelve a pensar en tu respiración o en tu color, y se irán. Ya hablaremos de otros modos de meditar y de otros trucos para desenganchar a tu cerebro de sus pensamientos obsesivos.

Y por último, para continuar en el camino del mindfulness, creo necesario un refuerzo diario : leer fragmentos de algún libro de mindfulnes, o algún artículo de un blog sobre el tema… cualquier cosa con la que de forma activa o pasiva, recibas cada día un recordatorio de lo que es la vida mindfulness, de lo que te proporciona y de lo que te protege.

Un abrazo!

Si te ha gustado esta taza de mindfulness y quieres que prepare más…

Please follow and like us:
error
Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto:
Ir a la barra de herramientas