Anuncios

El poder del: ¡Mañana!

Hoy quiero hablaros de la importancia de enseñar a los niños a esperar.

Tendemos a proporcionarles inmediatamente todo aquello que piden: un juguete, unos cromos, ver una película… porque sabemos que lo desean y que les va a alegrar, y también porque sabemos que no tenerlo les va a poner tristes, malhumorados, o se van a sentir aburridos.

Pues os digo una cosa, es recomendable decirles: mañana o el fin de semana que viene, o ponerles cualquier otro plazo razonable justificándoselo, diciéndoles que en este momento no podemos porque estamos haciendo otra cosa, o porque no queda tiempo, o bien porque hay que ahorrar para poder comprarlo, etc.

Porque así los niños ejercitan: la memoria (recordando lo que querían y cuÁndo les dijimos que lo haríamos), la reflexión (analizando la respuesta que les dimos y el motivo), la planificación (van pensando cómo contribuir a alcanzar los requisitos que les pusimos o qué van a hacer antes de llegar a la fecha), el control de los impulsos y la frustración (al tener que postponer sus deseos y aun así superar los momentos iniciales de enfado), la creatividad (pensando modos de entretenerse mientras llega el deseado momento)… en definitiva lo que se denominan funciones ejecutivas, que el día de mañana les serán muy necesarias.

No pasa nada porque se aburran durante un rato… seguramente se tumben en el suelo, empiecen a mirar a su alrededor, encuentren «tesoros» debajo del sofá o de la cama, toquen todo y empiecen a ordenar las cosas por categorías (algo es algo), tal vez cojan un libro, quizá solo para ver el número de páginas y comparar su grosor con el del mando de la tele o incluso puede que lo lean 😉 o hagan algo de papel o dibujen…

También podéis aprovechar para enseñarles que en ocasiones, esperar, hace que tu recompensa se multiplique.

Podéis decirles, por ejemplo, que si demorais la visita al cine, podrán acompañaros los primos o algún amigo, que si fuérais esta misma tarde, no podría acompañaros.

De este modo también vais desarrollando en ellos los criterios para la toma de decisiones óptima o más satisfactoria.

Y algo no menos importante: con la espera, mantenéis su ilusión, algo que tanto en pequeños como en mayores es fundamental para ¡sentirnos bien!

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto:
Ir a la barra de herramientas